¿Sabes qué tienen en común las personas extremadamente productivas?

AdaIngunza-Sabes qué tienen en común las personas extremadamente productivas

Si eres de los que el día se le pasa volando y te quedas con la angustia y estrés que no terminaste una actividad, pues bien, aquí te dejo un listado de 13 secretos de las personas más productivas que encontré en el blog de Jurgen Klaric que, dicho sea de paso, se los recomiendo porque siempre hay artículos interesantes.

1.- Pensar en minutos

Ve el tiempo como un recurso. Piensa que un día tiene 1440 minutos. ¿Cómo los vas a gastar? Acuérdate que no se recuperan. Lo que no usaste, se perdió. Lo mejor es dividir el día en bloques de 15 minutos y definir qué harás en cada uno.

2.- Hacer una cosa a la vez

Identifica cuál es la tarea más importante que debes realizar en el día. Comienza la mañana con ella.

Acuérdate que en las primeras horas del día tu mente es capaz de concentrarse más. Acabas de tener un buen descanso y tu mente está despejada. Es menos probable que otros pensamientos te interrumpan y desvíen tu atención.

3.- No hacer listas

Prohibido llenar una hoja de papel o una nota en tu celular con todo lo que te tiene comiéndote las uñas. Las listas no dan soluciones. Sólo te generan más estrés y la sensación de que te falta mucho por hacer.

Acomoda en tu agenda cada uno de esos pendientes. Así tendrás en claro objetivos pequeños cada minuto, y no gigantes cada día.

4.- No postergar

Si sientes flojera de hacer algo al momento, seguramente después eso se va a multiplicar. Los griegos ya nos lo habían advertido: “conócete a ti mismo”, dice en el templo de Apolo. Anticípate a tu comportamiento.

Si ya sabes que estás acostumbrado a dejar las cosas para el último momento y terminas haciéndolas apresurado, cambia tu fórmula. Plantéate hacer las cosas lo más pronto posible. No te autoengañes diciéndote que después va a haber un mejor momento para hacerlas.

5.- Estar en casa a la hora de la cena

Grábate que no todo en el día es trabajo. Tu mente necesita desconectarse un momento. El tiempo en familia, con tu pareja o entre amigos al final del día recargan tu ánimo y energía.

Dedicar también algunos minutos al ejercicio o a tus pasatiempos no es menos importante que el trabajo.

6.- Cargar siempre con un cuaderno de notas

Las ideas pueden llegar en cualquier momento. No siempre prometen quedarse por mucho tiempo. Así es que lo mejor es siempre tener dónde registrarlas.

A veces tienes la oportunidad de escuchar a alguien más. Algo en la conversación puede resultarte valiosísimo. En lo que llegas a tu casa o tu oficina, ya no lo recuerdas igual. “Anótalo todo”, aconseja Richard Branson.

7.- Revisar las bandejas de entrada pocas veces

Si te detienes a atender cada notificación conforme aparece en tu pantalla, ya perdiste una buena cantidad de minutos. Lo digo no sólo por el tiempo que te toma revisarlo, sino por el que te va a tomar devolver tu atención a la tarea que estabas realizando.

Son distractores. En vez de esto, determina momentos específicos para revisar tus mensajes y correos.

8.- Evitar reuniones

Pocas veces respetan el horario que se programó. Es común que comiencen tarde y que se alarguen. Si se comienzan a dar puntos de vista y cada persona opina, la conversación puede ir alejándose del asunto central. Cuando una reunión es imprescindible, lo mejor es llevar una agenda con puntos claros a tratar y ceñirse al horario establecido.

9.- Decir no

No digas sí, si no estás seguro. Algo debe convencerte para aceptarlo. Ten claro el valor de tu tiempo. Antes de aceptar algo, pregúntate si realmente vale la pena dejar de hacer otras cosas para dedicarte a eso.

10.- Seguir la fórmula 80/20

Menos, es más. Está comprobado que el 80% de los resultados vienen del 20% de las actividades. Identifica qué tareas son las que producen más resultados y enfócate sólo en esas. Haz una depuración del resto que también requieren de tu esfuerzo, pero su beneficio es mínimo.

11.- Delegar

Tú no eres la fórmula mágica para que las cosas sucedan. Un buen equipo de trabajo es valiosísimo. Rodéate de personas en quienes puedes confiar. Toma en cuenta sus habilidades para cada tarea que debe hacerse. Sé realista: no puedes dividirte en partes para atender todo tú solo.

12.- Tocar las cosas una sola vez

Si comenzaste algo, no te despegues hasta terminarlo. Esto puede aplicarse a tareas que sabes que te tomarán entre cinco y diez minutos. Si lo dejas a la mitad, va a estar rondándote en la cabeza. Cuando quieras retomarlo, te va a tomar tiempo revisar lo que dejaste incompleto.

13.- Cuidar la energía

Los descansos y la alimentación recargan tus pilas. Sacrificarlos porque tienes mucho trabajo no te va a permitir rendir igual. Respeta el tiempo para dormir y las horas de comida. Tu atención se va a optimizar y las ideas van a fluir mejor en tu mente.

Espero que haya sido de tu utilidad y puedas también ordenar tus tiempos para ser más productivo y no estresarte en el camino.

Fuente: Jurgen Klaric Blog

¡Abrazos!

Ada